Recientemente, en Kenia, se ha aplicado la normativa que prohíbe el uso de bolsas de plástico, con el fin de plantar cara a uno de los mayores problemas de contaminación del país, que ha llegado a ser definido como una «pesadilla ambiental» debido a su incapacidad de descomposición.

Kenia se había convertido en un vertedero de bolsas de plástico que crean daños al ecosistema y a la biodiversidad, que obstruyen la red de alcantarillado causando inundaciones, que han causado la muerte por ingestión de un elevado número de animales de ganado, y contaminan el aire cuando se eliminan a través de la quema.

La nueva normativa es un gran paso que ha dado el pistoletazo de inicio a la lucha por cuidar la flora y la fauna tan espectaculares que existen en este país, y nosotros nos sumamos a los muchos mensajes de enhorabuena dirigidos hacia el gobierno de Kenia.
Esta normativa, por supuesto, no afecta únicamente a los locales, si no también a todos los que, por razón de turismo, nos desplazamos allí. A partir de ahora está prohibido llevar bolsas de plástico en las maletas con las cuales viajamos, y se realizaran controles.
Los viajeros somos amantes del mundo, así que nos unimos a Kenia en su lucha y pedimos colaboración a todas aquellas personas que deseen ir a conocer este espectacular país.
¡Bolsas de plástico NO, gracias! Vamos a por un mundo mejor.