Tour overview

4 Días / 3 Noches

Déjate hechizar por la magia de la Navidad checa

Los meses invernales y la Navidad en la República Checa, como en toda Centroeuropa, es un momento muy especial y probablemente la mejor época del año para visitar esta zona del Viejo Continente. Es un tiempo en el que los pueblos y ciudades se visten con sus mejores galas, ya desde finales de noviembre para celebrar el Adviento, y no se desvisten hasta el día de San Nicolás. Son los días en los que la magia de la Navidad envuelve casi cada rincón y las calles, pintadas con el blanco de la nieve, huelen a la canela del vino caliente y a la miel de dulces y pasteles. Plazas y avenidas reciben la visita de una de las tradiciones navideñas más asentadas en la República Checa: los mercadillos callejeros, auténticos bazares donde encontrar todo tipo de regalos, souvenirs, manjares dulces y salados y un largo etcétera que hacen las delicias de grandes y pequeños. La ciudad de Praga acoge año tras año media decena de estos zocos navideños, como el situado en la plaza de la Ciudad Vieja, que es uno de los más famosos y concurridos de toda Centroeuropa. O el de la plaza de Wenceslao, con su árbol navideño dominando la escena. Otro mercadillo a destacar se ubica en la plaza de la República, está especializado en comida y donde podrás degustar las «Klobásy», los «Bramborové spirál» o los tradicionales dulces de canela llamados «Trdlnik». Por supuesto, Praga no es la única localidad checa en ofrecer a sus habitantes y turistas la experiencia de un mercado de Navidad, puesto que el mercadillo del Adviento de Ceský Krumlov es también una auténtica maravilla. Allí podrás escuchar además los villancicos de la tradición checa mientras disfrutas de un Belén viviente que año tras año protagonizan los propios vecinos de la ciudad. Eso sí, no te olvides de ir protegido contra el frío… ¿pero qué sería de una Navidad sin gorro, guantes y bufanda de lana?

Especial Mercadillos Navideños en coche en Praga y Bohemia

Fechas de salida

Salidas desde Noviembre 2022 hasta Agosto 2023

Desde

Madrid, Valencia, Bilbao, Sevilla, Asturias, Málaga, Santiago de Compostela, Barcelona, Mallorca, Gran Canaria, …

Incluido

  • Vuelo de ida y vuelta.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Praga.
  • Régimen seleccionado en Praga.
  • Estancia en el hotel seleccionado en Český Krumlov.
  • Régimen seleccionado en Český Krumlov.
  • Coche de alquiler.
  • Seguro de viaje.

No Incluido

  • Tasas de alojamiento en Praga pago directo en establecimiento.
  • Posible pago de peajes.

DÍA 1 · CIUDAD DE ORIGEN - PRAGA
Salida del vuelo desde la ciudad de origen hasta Praga y recogida del coche de alquiler. Desde el primer momento que pongas un pie en la capital checa te darás cuenta de que has escogido el lugar ideal para pasar parte de las fiestas navideñas. Desde finales de noviembre, las principales calles y plazas de Praga se engalanan con luces de todo tamaño y tonalidad, con vistosas guirnaldas y con tradicionales y coloridas figuras navideñas en forma ángeles, árboles o estrellas. Prácticamente a cada paso tropezarás con puestos navideños de madera levantados en cada plaza y avenida de la ciudad, donde se ofrece desde comida típica checa a regalos y souvenirs. Por eso te recomendamos la visita a los más famosos mercadillos de Navidad en Praga, donde encontrarás todo lo que buscas... y algo más. El más importante y de mayor tamaño, además del más turístico y concurrido, es el situado en la plaza de la Ciudad Vieja (Staromestské námestí, Praha 1), que se instala el a principios de diciembre y no se recoge hasta pasadas las Navidades. Bajo la atenta mirada del famoso reloj astronómico de la plaza de la Ciudad Vieja, cientos de casitas de madera ofrecen desde salchichas, jamón asado, vino de jengibre caliente y aguamiel, y dulces típicos como los "Trdlnik" con aroma a canela, hasta objetos de artesanía como juguetes de madera, las típicas marionetas checas o el internacionalmente conocido cristal de Bohemia. Y, por supuesto, adornos navideños como bolas de vivos colores para el árbol y guirnaldas de todo tipo. La plaza de la Ciudad Vieja acoge también durante estas fechas un hermoso Belén y un espectacular árbol de Navidad ¡adornado con 100.000 bombillas!, lo que hace que esta experiencia sea aún más inolvidable. Es posible hacerse una foto junto al gigantesco árbol, pero hay que armarse de paciencia porque suele haber largas colas. (Nota. Horario de apertura: 09:00h a 19:00 horas, los fines de semana hasta las 20:00 horas, y los puestos de comida hasta las 00:00 horas). El otro gran mercado navideño de la capital checa es el de la plaza de Wenceslao (Václavské námestí, Praha 1), que abre sus puertas desde el tambieén en diciembre y hasta pasadas las Navidades. Por las tardes, se congregan miles de personas alrededor de sus cientos de puestos de comida y regalos, mientras otro enorme árbol de Navidad se alza en la plaza en una especie de competición entre barrios. (Nota. Abre de 10:00h a 22:00 horas, y los puestos de comida hasta las 00:00 horas). Además de estos dos grandes mercadillos navideños, Praga alberga otros más pequeños, pero también menos concurridos por los turistas. Si prefieres huir de las aglomeraciones, te recomendamos el mercado de la céntrica plaza de la República (Námestí Republiky, Praha 1). Especializado en comida, allí podrás degustar las famosas cervezas checas, las "Klobásy" (salchichas con pan), los "Bramborové spirál" (pinchos de patatas fritas en forma de espiral), o las sopas y guisos locales. (Nota. Abre todos los días de 10:00 a 19:00 horas). Tampoco te pierdas el mercado del distrito Vinohrady situado en la plaza Míru (Námestí Míru, Praha 2), abierto desde mediados de noviembre hasta el el día de Navidad, y el mercado de la plaza Tyvolo (Tylovo námestí, Praha 2), abierto desde el finales de noviembre hasta el día de Navidad. En el primero, con medio centenar de puestos de madera, se venden velas, juguetes, pasteles y platos de Navidad. (Nota. Abre todos los días de 10:00 a 19:00 horas). En el segundo, el más íntimo y coqueto de todos con tan solo 20 casetas, podrás encontrar sobre todo inagotables ideas para regalos. (Nota. Abre todos los días de 10:00 hasta 19:00 horas). En ambos, además, no es de extrañar que te topes con músicos y artistas callejeros con sus variados espectáculos navideños. Alojamiento en Praga.

DÍA 2 · PRAGA - TÁBOR - ČESKÝ KRUMLOV
A 90 kilómetros al sur de Praga por la Carretera 3 se encuentra Tábor, una encantadora ciudad con una larga y agitada historia. La localidad fue fundada en 1420 en plena revolución 'husita', una corriente reformista cristiana seguidora de las enseñanzas de Jan Hus, cuyas huellas se aprecian en casi todos los rincones. La Žižkovo námestí (plaza de Zizka) está presidida por una estatua dedicada al principal caudillo militar 'husita', Jan Žižka. Allí se alza la Kostel Promenení Páne na hore Tábor (iglesia de la Transfiguración del Señor en el Monte Tabor), de mediados del siglo XV, y el Stará Radnice (ayuntamiento viejo), con su Sala del Concejo de estilo gótico y su museo del alzamiento 'husita'. Otras visitas interesantes en Tábor son la Bechynská brána (Puerta de Bechyne) y la torre cilíndrica del castillo de Kotnov, fortaleza que data del siglo XV. Otros 90 kilómetros te separan de tu próximo destino de la jornada: Český Krumlov, donde pasarás la noche. Esta localidad checa es famosa por su espectacular centro histórico, catalogado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1992, y por su "Advent a Vánoce v Ceském Krumlove", el mercadillo del Adviento de Český Krumlov, situado en la plaza de la Concordia (náměstí Svornosti). Dominada por la estatua de la Virgen María Inmaculada, protectora contra la peste, abre sus puertas desde finales de noviembre hasta que finalizan las fiestas navideñas. Esta plaza parece sacada de un cuento de hadas en cuanto llega la Navidad, que en Centroeuropa se inicia a finales de noviembre. Déjate atrapar por sus embriagadores aromas a canela, que desprenden el vino caliente y los "Trdlnik", y a carne asándose a la brasa mientras paseas por sus decenas de puestos navideños. Allí encontrarás los tradicionales adornos navideños, como las famosas coronas de muérdago, y golosinas de todo tipo, así como un sinfín de juguetes para niños y no tan niños. El mercadillo de Český Krumlov también cuenta con un espectacular árbol de Navidad, bajo el que se cantan villancicos de la tradición checa, y un Belén viviente que año tras año protagonizan los propios vecinos de la ciudad. (Nota. Abre todos los días de 10:00H a 18:00 horas). Esta romántica ciudad de raíces medievales ofrece también otros atractivos como el castillofortaleza de Krumlov, que alberga un museo, el "Foso de los osos", un teatro barroco, y multitud de edificios góticos y renacentistas. Alojamiento en Český Krumlov.

DÍA 3 · ČESKÝ KRUMLOV - PÍSEK - PRAGA
A algo más de una hora en dirección norte se encuentra Písek, a medio camino entre Český Krumlov y Praga. No dejes pasar la oportunidad de recorrer su famoso puente de piedra del siglo XIII, el Kamenný most v Písku sobre el río Otava, uno de los más antiguos de Centroeuropa y el más longevo de la República Checa. Importante punto de paso de la ruta medieval de la sal, que unía el mar Báltico con el Mediterráneo, el puente mide 109 metros de largo y está decorado con arcos góticos y estatuas barrocas. Ha recibido multitud de sobrenombres a lo largo de la historia, desde el puente del Ciervo, puesto que dice la leyenda que uno de estos animales fue el primero en cruzarlo, pasando por el puente Viejo (Starý most), hasta que en 2007 se decidió bautizarlo de manera oficial como el puente de Piedra (Kamenný most). Cuando estés listo, pon rumbo a Praga tomando la autopista D4, para posteriormente seguir por la Carretera 4 en dirección norte. Tras un recorrido de cerca de hora y media estarás de nuevo en la capital checa, donde puedes aprovechar para visitar el callejón del Oro (Zlatá ulička), situado en el barrio del Castillo de Praga junto a la muralla. Flanqueada por una docena casitas de colores de estilo manierista, en esta famosa callejuela vivió el célebre escritor Franz Kafka, en concreto en el número 22. En la actualidad alberga una tienda de souvenirs y productos típicos de Praga, y muy cerca se encuentra una librería con obras e ilustraciones del autor checo. También puedes "perderte" por su espectacular casco histórico, compuesto por los barrios Hradčany, Malá Strana, Staré Město y Nové Město, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1992. El Castillo de Praga (Pražský hrad), la catedral de San Vito (Katedrála Svatého Víta), el puente de Carlos (Karlův most), el monasterio de Strahov (Strahovský klášter), la iglesia de Nuestra Señora de Týn (Kostel Matky Boží před Týnem) y la Casa Danzante (Tančící dům), un espectacular edificio deconstructivista, son sus principales atractivos. Si te apetece disfrutar de la noche de Praga, te recomedamos los variados locales situados en las calles Dlouhá, Michalská y Melantrichova, así como los localizados en los alrededores del puente de Carlos y de la plaza de Wenceslao. Alojamiento en Praga.

DÍA 4 · PRAGA - CIUDAD DE ORIGEN
Para organizarte esta última jornada, debes tener en cuenta el horario de regreso de tu vuelo. Si te queda tiempo para hacer turismo, te recomendamos que visites otro mercadillo, aunque en este caso abre sus puertas a lo largo de todo el año ¡desde el siglo XIII! Se encuentra en la calle Havelská (Praha 1) y ofrece una amplia variedad de frutas y verduras frescas. Eso sí, en Navidad también se engalana para las fiestas. (Nota. Horario de apertura: lunes a sábado de 07:00h a 19:00 horas//domingos de 08:00 a 18:00 horas). Presentación en el aeropuerto con suficiente tiempo de antelación para devolver el coche de alquiler y tomar nuestro vuelo que nos llevará de regreso a la ciudad de origen. Llegada. Fin del viaje y de nuestros servicios.